Speed Dating

¿QUE ES UN SPEED DATING?

(Te lo contamos con una historia)
Hola, tengo una amiga que me pidió que la acompañe a un speed dating, por que ella no quería ir sola,
yo no buscaba pareja, tampoco descarté la posibilidad de hacer nuevas amistades y/o contactos.
Si por casualidad surgía algo más sería una sorpresa bienvenida.
Nos citaron en un local público, pero privado, éramos diez parejas, cada una en una mesa, y cada cita duraba 8 minutos.
Una vez pasado ese tiempo, los hombres tenían que pasar a la mesa siguiente para conversar con la próxima mujer y
así sucesivamente, hasta llegar a hablar con todas. Al final de la velada tuvimos que marcar una cartilla para dar nuestro
feedback sobre los encuentros y en el caso de haber coincidido con alguien, la organizadora nos pondría en contacto vía email.
Lo que sucedería después “quedaba en nuestras manos”.
Sin duda, la gran ventaja de las citas rápidas es que se puede conocer a mucha gente en poco tiempo.
Lo peor de las citas rápidas para mí era que este tiempo breve no daba para tener una conversación interesante.
A pesar de que todos los hombres que conocí eran simpáticos, la cuestión consistía en “¿de dónde eres?” y “¿qué haces?”
multiplicado por diez. Además de muchos, muchos silencios incómodos, aunque esto puede suceder en cualquier cita.
A pesar de no encontrar a mi príncipe azul cuando probé el speed dating, no me quedé decepcionada.
Al contrario me resultó una experiencia muy divertida, sobre todo porque pude compartirla con otras amigas.
Sigo creyendo que hay que considerar esta técnica como una manera más de conocer gente nueva.
 
Y tú, ¿has probado el speed dating?